Blogia
En familia

Guanahacabibes

El carácter estratégico de una expedición 

-Ronal Suárez  Ramos   

 Dos veces al año, un grupo de científicos e investigadores se trasladan a la península de Guanahacabibes, el extremo occidental cubano, para dar continuidad al estudio de su fondo marino. Tales expediciones se realizan desde el 2006, en el marco de un proyecto que ejecuta la Oficina para el Desarrollo Integral de esa porción de tierra, con la colaboración de Canadá, y ya muestra entre sus logros el descubrimiento de nuevas especies.   Las investigaciones se centran en los moluscos, porque según los especialistas, constituyen la mejor muestra para diagnosticar la salud de los ecosistemas. La zona  de Guanahacabibes, alejada de todo núcleo urbano e industrial, con un alto nivel de conservación, ofrece las mejores perspectivas para encontrar esas riquezas en su Área Marina Protegida.  Mientras se alistaban para tomar el barco que cada mañana les conduce desde el centro turístico de María la Gorda hasta los lugares escogidos para la búsqueda, los expedicionarios aceptaron conversar sobre la importancia de la labor que realizan.  Para el doctor Jesús Ortea, catedrático de la Universidad de Oviedo y profesor adjunto del Instituto de Oceanología, una reserva marina esta justificada si existe  gran riqueza faunística, y la posibilidad de que en caso de catástrofe en el área,  haya una exportación de larvas a otras zonas afectadas, que contribuya a su recuperación..Guanahacabibes, por su situación estratégica en el Caribe y a la entrada del golfo de Méjico, y por la circulación de agua en su entorno, en caso de una catástrofe en las costas de la Florida, o de Yucatán, puede aportar de forma natural fauna para restablecerlas.  . Según el científico, con este proyecto se pretende inventariar un grupo focal que hoy ya supera las 700 especies y, colateralmente, ir registrando el resto de la fauna, para definir el valor estratégico, su riqueza,  y cuantificar la importancia de la península, cuyos resultados serán de gran alcance. “Si en Cuba se desarrolla un sistema de reservas marinas donde tengamos protegidas el ciento por ciento de las especies, también lo estará  toda la fauna  al efecto de cualquier catástrofe”, asegura.Aportes para la ciencia y para Cuba De acuerdo con el doctor José Espinosa, del Instituto Cubano de Oceanología, y también integrante de la expedición, del  2002 al 2005 se habían descrito en Guanahacabibes  27 nuevas especies para la ciencia  y unos 37 nuevos registros para Cuba. “La continuación del trabajo en el proyecto que ejecutamos actualmente, ha permitido recolectar entre 10 y 15 especies nuevas, algunas aún en proceso de identificación “Estamos trabajando la fauna de cuevas, que no había sido estudiada antes, y nos está dando mucha información y posibles especies nuevas para la ciencia”,  dijo. Hay que resaltar que aunque alrededor del 90 por ciento de  las especies que están en la Península tienen una distribución por todo el Caribe occidental e insular (se pueden encontrar en casi todas las costas de Cuba), hay muchas que son de desarrollo directo, o sea, parecen ser endémicas de esta zona. “De esas, hay hasta el momento  12 que creemos son exclusivas de aquí, identificadas tanto en el cabo de San Antonio como en María la Gorda.Después de Iván Espinosa tuvo la oportunidad de bucear una semana después de pasar el huracán Iván. “Estaba todo muy revuelto, pero sabíamos que la potencialidad de los ecosistemas tropicales es alta. Desde que la península existe le han pasado por encima muchos ciclones, y estos fenómenos en cierto modo pueden ser beneficiosos, pues si temporalmente causan daños, después remodelan nuevos fondos y dan oportunidad para que vuelva a surgir la vida con mayor intensidad. Eso es lo que estamos encontrando aquí”, afirmó.  Por primera vez, se realiza además un inventario de algas de esa área, algo que el técnico del Insituto de Oceanología, Macario Esquivel, considera de suma importancia por su función oxigenadora del medio, como alimento y refugio de las distintas especies, y también como elementos del paisaje. Preservar para Cuba y para la humanidad estos ecosistemas, es el principal objetivo de las investigaciones, que aún en los momentos de mayores dificultades económicas han encontrado en las autoridades cubanas total apoyo.    

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres