Blogia
En familia

“La causa no está perdida” -Asegura José Pertierra, representante legal de Venezuela en el proceso para la extradición de Posada Carriles. Por Ronald Suárez Rivas  Caracas.—Al cineasta Ángelo Rizzo, le volaron su auto en Milán, y le dejaron una nota amenazante: “¡Váyase a Cuba!”.   Gilberto Abascal, salió milagrosamente ileso de un atentado hace unos meses, pero su carro recibió seis balazos.  Rizzo había hecho un documental sobre Luis Posada Carriles y su implicación en el asesinato de Fabio Di Celmo. Abascal es el testigo principal del juicio contra Santiago Álvarez y Osvaldo Mitat, colaboradores íntimos del connotado terrorista.  En los últimos tiempos, han ocurrido incidentes preocupantes vinculados a Posada, que ilustran el peligro que corre todo aquel que levante su voz para exigir justicia.   Pero el abogado José Pertierra, considera que “uno no puede detenerse. Hay que asumir los riesgos, porque si todos nos quedamos en casa viendo la televisión, no lograremos cambiar el mundo”.  No es la primera vez que toma un caso delicado. Ya en una ocasión, mientras representaba a la ex esposa de un comandante guerrillero guatemalteco, recibió amenazas de muerte. “Me volaron el carro en frente de mi casa, lo hicieron talco, pero el juicio siguió y lo ganamos”, recuerda.  En esta oportunidad, el peligro también es grande. Pertierra reside en Estados Unidos, donde la mafia anticubana es inmune y fuerte, y representa legalmente a Venezuela en el proceso para la extradición de Luis Posada Carriles.   A pesar de no haberlo logrado aún, se muestra optimista. “Durante mucho tiempo existió un mutismo sobre este tema. Pero poquito a poco eso ha cambiado. Ahora la mayoría de los norteamericanos saben que Posada está en su país, que voló un avión, y se preguntan cómo es posible que su gobierno lo esté protegiendo”.   Aunque no está conforme con lo alcanzado, Pertierra reconoce que en la esfera legal también hay adelantos. “En los últimos documentos presentados, el Gobierno Federal admite por primera vez que Posada Carriles estuvo involucrado en la voladura del avión, en 1976.   “Estados Unidos está aislado en este caso. Es el único país en el mundo que prefiere amparar a este terrorista antes que enjuiciarlo. Posada Carriles es una caja de Pandora, y Washington teme que si en algún momento sale de sus manos, pueda contar todo lo que sabe”.   Hace algunos años, George Bush padre indultó a Orlando Bosh, el otro responsable del crimen de Barbados. ¿Hasta qué punto su hijo podría hacer lo mismo con Posada?  “Posada se fugó de la prisión. Venezuela ha emitido una orden de arresto contra él, hay un proceso legal encaminado, y también un fervor internacional después del 11 de septiembre para luchar contra el terrorismo. Nada de eso existía cuando Orlando Bosh llegó a Miami”.   ¿Y qué posibilidades existen de que se cumpla con la extradición?  “Hay un tratado bilateral de extradición que se firmó en 1922, y también dos convenciones internacionales, ratificadas tanto por Venezuela como por Estados Unidos, según las cuales, si ese país no cumple con la extradición, está obligado, sin excepción alguna, a enjuiciar a Posada como si el delito hubiera ocurrido en territorio norteamericano.   La Constitución norteamericana dice que todos los compromisos en convenios internacionales son la ley suprema de la nación. Por tanto, no se trata de una simple obligación internacional que pudieran evadir”.¿Y si aún así lo liberan?  “Si burlan los convenios, si burlan el tratado de extradición, estarán burlando su propia Constitución. Venezuela tiene recursos legales y políticos que puede utilizar si hacen eso”.¿Cuáles?  “Aún no estamos preparados para anunciarlo, porque hay ciertas cosas en la vida que se hacen y después se dicen”.   ¿Estarían los  Estados Unidos de George W. Bush preparados para juzgar a Posada Carriles?   “Depende de dónde se realice el juicio. Si ocurriera en Kansas, Nueva York, California, pudiera ser un proceso justo, con ciudadanos que tengan en cuenta la evidencia de una forma objetiva.  “Pero si se celebra en Miami, una ciudad contaminada por prejuicios anticubanos, estoy seguro de que no solamente lo liberarán, sino que le darán una medalla y un desfile por la calle Ocho”. ¿No le preocupa ser el defensor de una posible causa perdida?  “Mientras existan personas de buena voluntad en el mundo que reconozcan que este hombre es un asesino, un terrorista que tiene que rendir cuentas, la causa no está perdida.   “Recuerdo que cuando comenzó el caso Elián González, había mucha gente escéptica en Estados Unidos, incluso en Cuba. Lo sé porque hablé con ellos y me decían: ‘el niño está en Miami, el gobierno norteamericano siempre falla en contra de la Revolución’. Pero 11 millones de abogados en la Isla lograron que regresara.   “Ese mismo pueblo, junto al de Venezuela y a mucha gente de buena voluntad de todo el mundo, van a lograr que lo extraditen, que lo enjuicien, o que venga la ‘solución Milosevic’ mientras estemos luchando; pero seguiremos adelante”.  
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres