Blogia
En familia

Fidel, como ave fénix  

Para quienes han estado recreándose en su presunta desaparición física, debe haber resultado muy desalentador escuchar la voz del Comandante en Jefe Fidel Castro, durante su más reciente conversación telefónica con el presidente venezolano Hugo Chávez.  Fueron 32 minutos de diálogo radiados en vivo y en directo mediante el programa Aló Presidente, que Chávez conducía en el momento de recibir el telefonazo de uno de sus más asiduos oyentes. Más de media hora de razonamientos sobre temas de interés bilateral e internacional, de los que el estadista cubano mostró sus profundos conocimientos de hombre preocupado por el destino de la humanidad, y hasta realizó ejercicios matemáticos.  Con su habitual buen humor y un timbre de voz que no deja lugar a dudas sobre su avanzada recuperación, Fidel compartió con Chávez, entre otros aspectos, la convicción de que no deben convertirse los cereales en combustible, cuando tanta gente en el mundo padece hambre.  Y para los habitantes de la mayor de las Antillas, dejó la confianza de que está ahí, al tanto de todo y con más tiempo para estudiar, informarse y seguir trazando el camino de su pueblo en tiempos tan difíciles. Qué dirán ahora los que en el exterior, y sobre todo en Miami publicaban las más diversas versiones sobre  la inminente muerte del Comandante. En Cuba, el pueblo que ha redoblado esfuerzos y hecho de la unidad un baluarte como la mejor muestra del seguimiento de sus enseñanzas, tiene ahora más razones para el optimismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres